Ocio en Avilés

Avilés › Asturias

[EuroWeb Media]

Ruta GPS

Teléfonos: Oficina de turismo

985 544 325

 

Datos básicos

Clasificación: Etnografía

Clase: El concejo

Tipo: Varios

Comunidad autónoma: Principado de Asturias

Provincia: Asturias

Municipio: Avilés

Parroquia: Avilés

Entidad: Avilés

Comarca: Comarca de Avilés

Zona: Centro de Asturias

Situación: Costa de Asturias

Dirección: Aviles

Código postal: 33400

Cómo llegar: Ocio en Avilés

Dirección digital: 8CMPH35G+82

E-mail: Oficina de turismo

E-mail: Ayuntamiento de Avilés

Sobre Avilés: Cosmopolita, marinera, medieval, dinámica y metropolitana, así es la ciudad de Avilés y su entorno.

Tipo de turismo: accesible, arquitectónico, carreras de montaña, cementerios, cicloturismo, compras, costero, cultural, espacios protegidos, eventos, gastronómico, industrial, lgtb, marítimo o de cruceros, monumental, negocios, ornitológico, religioso, reuniones y congresos, rural, seminarios y convenciones, sol y playa, urbano o de ciudad y viajes de incentivo.

 

Ocio en Avilés

Nota: No disponemos de foto de Ocio en Avilés, mostramos un detalle del mapa de la zona. Si observa algún error en el contenido, agradecemos use el formulario que hay a pie de página.

Descripción:

Durante mucho tiempo, Avilés ha sido la gran olvidada del turismo asturiano, como consecuencia de la instalación, en la mitad del siglo actual, de un gran complejo siderúrgico que oscureció la gran riqueza del patrimonio histórico de la ciudad. Actualmente, la factoría ha cerrado gran parte de sus instalaciones, lo que ha devuelto a la ciudad un aire limpio. «La niebla se disipa y el viejo Avilés se vuelve a manifestar en todo su esplendor» (Francisco L. Jiménez). Paralelamente a este proceso, el Ayuntamiento avilesino echó a andar en 1996 un Servicio de Promoción Turística. Actualmente, el turismo está en un constante auge; prueba de ello es la entrada en servicio, el pasado verano, de dos nuevos hoteles de tres estrellas y la próxima entrada en funcionamiento de uno de cinco estrellas que se instalará en un hermoso palacio situado en la plaza principal de la ciudad. Durante el último verano se ha puesto en marcha un programa de visitas guiadas por la ciudad, con gran aceptación entre los viajeros que, cada vez en mayor número, eligen esta ciudad asturiana como punto vacacional. Además, la movida está asegurada.

Avilés tiene, hoy, todos los atractivos e ingredientes turísticos que la hacen ser punto de referencia obligado para los viajeros que visitan el Principado de Asturias.

ACTIVIDADES AL AIRE LIBRE

Estratégicamente, Avilés es un lugar ideal para las vacaciones, dado el ambiente que proporciona la antigüedad de sus monumentos, la gastronomía y sus numerosas actividades lúdicas. Y también por su proximidad a Oviedo y Gijón, por autopista libre de peaje, y a importantes playas —entre cinco y diez minutos del centro de la ciudad—, como Salinas, con tres kilómetros de longitud, Santa María del Mar, Bayas..., todas ellas en el vecino concejo de Castrillón. Actualmente, en toda la zona costera próxima a Avilés han entrado en servicio unas magníficas sendas que permiten al viajero admirar los espectaculares acantilados del mar Cantábrico.

ARTE

La ciudad posee el segundo casco histórico más importante de Asturias después del de Oviedo. Parte del mismo está declarado por el Estado español Conjunto Histórico Artístico Monumental. El paulatino saneamiento ambiental de la ciudad ha facilitado el redescubrimiento del Avilés tradicional. Es recoleto y paseable, trufado de monumentos civiles y religiosos pertenecientes a casi todas las épocas arquitectónicas. La gran cantidad de soportales, una originalidad arquitectónica de Avilés, hace que la visita esté a salvo de cualquier contingencia meteorológica. Son destacables las calles de Rivero y Galiana (s. XVI) que destilan un sabor de época poco común; la primera, que capta a los habituales del chateo, presume de notables creaciones, como la fuente de Los Caños de Rivero y la capilla del Cristo de Rivero y San Pedro. La subida en cuesta de la calle de Galiana permite al viajero contemplar, a la izquierda, un grupo de chalés, siendo el más rutilante la casa de los Arias de Noceda, y a la derecha, tal vez uno de los mejores ejemplos de casas porticadas del casco antiguo avilesino.

Partiendo de la plaza de España o del Parche, articulada en el siglo XVII en torno a tres palacios barrocos: Ayuntamiento, Marqués de Ferrera y Llano Ponte, se puede adentrar uno en el medievo paseando por la calle de La Ferrería, que guarda monumentos góticos como la casa de Valdecarzana, cuya fachada principal no ha sufrido modificación desde el siglo XIV y que es el más destacado monumento asturiano para comprender la arquitectura civil de la época. Un poco más adelante nos encontramos con la plaza de Carlos Lobo, lugar de transacción comercial —ya que el antiguo puerto estaba a cincuenta metros de la misma— de los buques procedentes tanto de España como de países europeos. La preferencia de los marinos, a lo largo de la historia, por el puerto local era debida a la seguridad que proporcionaba a los navíos, por estar situado al fondo de la ría. Este hecho y la pujanza comercial de Avilés lo convirtieron durante siglos en el principal puerto del Cantábrico. Al lado de la plaza de Carlos Lobo se encuentran dos importantes monumentos: la iglesia de los franciscanos, de estilo románico, levantada en el siglo XII y a la que posteriormente se añadieron dos capillas laterales: una gótica (siglo XVI), la de Pedro Solís o de Los Angeles, y otra barroca (s. XVIII). Al costado izquierdo de la iglesia e independiente de ésta, se encuentra la capilla funeraria de los Alas, del siglo XIV, una de las más antiguas y la mejor conservada del Principado.

En el decimonónico parque del Muelle hay doce estatuas, entre las que destaca el conjunto escultórico dedicado al marino avilesino Pedro Menéndez de Avilés, Adelantado de La Florida y fundador de la ciudad más antigua de los Estados Unidos de América: San Agustín de La Florida. Este parque y el de Ferrera (81.000 metros cuadrados) son los más importantes de una ciudad que posee nada menos que doce. El barroco aportó importantes palacios ya citados, que se complementan con el magnífico edificio palaciego del Marqués de Camposagrado, la más importante muestra del barroco asturiano, en opinión de muchos historiadores.

Indispensable es visitar Sabugo, el antaño medieval barrio marinero de la ciudad y hoy lugar de concentración de sidrerías. En Sabugo es digna de mención su iglesia vieja, una pequeña joya arquitectónica que conjuga el románico con el gótico, preside la plaza del Carbayo y es punto de partida de rutas hacia las calles más marineras de Avilés: La Estación, Bances Candamo y Carreño Miranda. Cerca de aquí está la plaza del Mercado, construida a finales del s. XIX en terrenos ganados a la marisma. Es un singular espacio arquitectónico y una de las plazas más originales de España, con todo su perímetro rodeado de galerías.

«Al recorrido por el casco antiguo de Avilés le falta uno de los elementos más singulares de la ciudad medieval, pero que desgraciadamente se ha perdido. Se trata de la muralla, de la que quedan vestigios enterrados a lo largo de su primitivo trazado (calle de San Bernardo, plaza de Camposagrado, Los Alfolíes...) y esquivos trozos visibles camuflados entre edificaciones más modernas, como la iglesia de los padres franciscanos. Esa muralla ignota es la piedra filosofal —siempre presente la piedra, en la que se cimienta el Avilés tradicional» (Francisco L. Jiménez).

(Fuentes: Alberto del Río y Juan Carlos de la Madrid, Guía de Avilés, Ediciones Júcar, 1998; Francisco L. Jiménez, «Avilés, corazón de piedra», en diario La Nueva España, 19-12-1999; diarios La Voz de Asturias y La Nueva España; Ayuntamiento de Avilés: Gabinete de Comunicación y Servicio de Atención al Ciudadano —María José Fernández Arcones y Jorge Juan Manrique—; página web de la parroquia de Miranda: http://www.mrbit.es/~miranda/act.ht

Historia de Avilés

Las primeras noticias de la presencia humana en el concejo datan de la Prehistoria. Por los pocos restos que nos han llegado —un hacha del Paleolítico Inferior y tres del Neolítico, estas últimas encontradas en La Rocica—, esta presencia fue más bien escasa. Se desconoce, igualmente, si en el concejo existieron castros. Hay mucha vaguedad también sobre el origen de Avilés. Se supone que proviene de un asentamiento romano cuyo poseedor se llamaba Abilius. Se han encontrado escasos y dispersos materiales de ese período: un capitel de mármol, de orden corintio, reutilizado como pila bautismal en la iglesia de San Nicolás de Bari, y monedas romanas en la ría, Sabugo, Llaranes y La Carriona.

Colabora con nosotros

Notificar error | Sube tu información | Ayúdanos a mejorar

Medio ambiente

Contribuimos a reducir la huella de carbono | Ayúdanos a cuidar de Asturias

Referencia

EYA3CAL TIY8PY8 M549X4Z NX60JX6

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

© 2021 EuroWeb Media, SL

 



Dónde comer Dónde dormir Etnografía Eventos Patrimonio cultural Patrimonio natural Info práctica Turismo activo Reseñas Favoritos Buscar Altas