Flórez, Antonio

San Tirso de Abres › Avilés › Asturias

[EuroWeb Media]

Datos básicos

Clasificación: Reseñas históricas

Clase: Ciencia y tecnología

Tipo: Marinos

Comunidad autónoma: Principado de Asturias

Provincia: Asturias

Municipio: Avilés

Parroquia: Avilés

Entidad: San Tirso de Abres

Comarca: Comarca de Avilés

Zona: Centro de Asturias

Situación: Costa de Asturias

Código postal: 33402

Cómo llegar: Flórez, Antonio

Dirección digital: 8CMPH35G+82

 

Flórez, Antonio

Nota: No disponemos de foto de Flórez, Antonio, mostramos un detalle del mapa de la zona. Si observa algún error en el contenido, agradecemos use el formulario que hay a pie de página.

Descripción:

  • Autor: Ramón Baragaño*, escritor e investigador.

Antonio Flórez (o Flores, como también figura a veces) fue un importante marino y descubridor nacido casi con toda seguridad en Avilés a mediados del siglo XVI. No se puede precisar más la fecha dado que los libros de bautismo de las parroquias no existían aún. De la vida de este marino sólo se conocen sus últimos años. Hablan de él Carlos González de Posada, en sus «Memorias históricas del Principado de Asturias» (1794); Constantino Suárez, en «Escritores y artistas asturianos» (1936), y últimamente José Ramón Martínez Rivas, Rogelio García Carbajosa y Secundino Estrada Luis, en su obra inédita «Contribución de Asturias a la conquista y colonización de América (1492-1599)». Según el primero de estos autores, hay otro Antonio Flórez que acude con Pedro Menéndez de Avilés a la conquista de La Florida en 1565. Sin embargo, para Constantino Suárez quizá se trate del mismo personaje.

En los últimos años del siglo XVI Antonio Flórez aparece ejerciendo el oficio de piloto por las costas del océano Pacífico de Centroamérica. En 1599, ante la repetida presencia de piratas ingleses en las costas californianas, Felipe III encomendó al virrey de Nueva España (México) que enviase una flota a descubrir y cartografiar los puertos y bahías que existiesen desde el cabo de San Lúcar hasta el cabo Mendocino, en la Alta California, y si las circunstancias lo permitiesen, alcanzar el cabo Blanco y descubrir el supuesto paso de Anián (hoy estrecho de Bering) que comunicaba el Pacífico Norte con el Atlántico septentrional. Para la empresa fueron seleccionadas 200 personas (marineros, soldados, buzos, carpinteros, frailes carmelitas descalzos y dos cosmógrafos) y se nombró a Sebastián Vizcaíno, que ya en 1596 había navegado por el golfo de California, comandante de la expedición. Como pilotos de los tres buques que componían la flotilla (el «San Diego», que hacía de capitana, el «Santo Tomás», que era la almiranta, y la fragata «Tres Reyes») fueron elegidos Francisco de Bolaños, Toribio Gómez de Corbán y Antonio Flórez, respectivamente. Este último también ostentaba la máxima autoridad (capitán) de su nave.

El 5 de mayo de 1602 las tres naves, más un barco luengo de apoyo, salieron de Acapulco (México) y llegaron el 9 de junio a la punta de California. Dos días después fondearon en una bahía que llamaron de San Bernabé. Sería muy largo describir todos los lugares visitados por la expedición española, aunque hay que resaltar que Antonio Flórez exploró la isla de Cebros, la bahía de San Francisco, la isla de San Jerónimo y la ensenada de las Once Mil Vírgenes (hoy de San Quintín). En esta última, grande y buena para los barcos, echaron el ancla y permanecieron durante unos días para reconocer la zona y hacer aguada. El 27 de octubre, estando los buques anclados en una bahía que bautizaron como de San Simón y San Judas, mantuvieron un enfrentamiento con una partida de cien indios armados y hostiles, en el que tuvo una destacada actuación el avilesino.

El 10 de noviembre la flotilla llegó a un puerto que denominaron de San Diego, que les pareció el mejor que había en todo el Pacífico. En él permanecieron diez días reparando las naves y haciendo acopio de agua, leña y pescado. Tras parar en las islas de Santa Catalina y San Clemente, y a pesar de que aumentaba el número de enfermos por el escorbuto, continuaron viaje a través de pequeñas islas hasta llegar, el 13 de diciembre, a una gran bahía, que fue explorada por Antonio Flórez durante todo un día, tras lo cual trazó un plano e informó al comandante Sebastián Vizcaíno que había descubierto un puerto muy bueno. Se acordó ir a dicho puerto, que denominaron Monterrey, para hacer acopio de agua y descansar. Por entonces habían fallecido ya cuarenta tripulantes y otros tantos estaban enfermos de escorbuto, y los víveres escaseaban. A la vista de la situación, se resolvió que la nave almiranta regresara a México con los enfermos para pedir al virrey que enviase auxilio a la expedición.

El 3 de enero de 1603, en un día de intensa nevada, el «San Diego» y la «Tres Reyes» salieron del puerto de Monterrey y prosiguieron viaje en dirección norte. Tres días más tarde la fragata que pilotaba Antonio Flórez, enfermo de escorbuto, se vio separada de la capitana a causa de un fuerte viento. Más adelante, el piloto avilesino divisó un caudaloso río que llamaron Río Grande de San Sebastián. Siguiendo siempre hacia el norte, descubrieron, cerca ya del cabo Mendocino, una extensa bahía donde desembocaba un gran río. Flórez alcanzó por fin el cabo Mendocino (40º 30’), uno de los objetivos de la expedición, y siguió navegando cerca de la costa, creyendo que la nave capitana iba delante. El 19 de enero se encontraba en 43º de latitud norte, frente a un cabo que llamaron Blanco, en el actual estado de Oregón. La nave de Flórez era la segunda europea, después de la de Bartolomé Ferrelo, que exploró estas costas de Norteamérica.

Continuó adelante intentando reunirse con la nave capitana, que ya había decidido regresar a México. Las dificultades de navegación de la «Tres Reyes» eran enormes a causa del intenso frío, de la espesa niebla y de los estragos del escorbuto. Tras explorar el litoral y descubrir otro caudaloso río (probablemente el actual río Coquille), y dado que había llegado más allá de lo establecido por el virrey, decide volver a Acapulco, pero Antonio Flórez, muy enfermo, falleció antes de llegar al puerto de San Diego, en febrero de 1603. Se hizo cargo de la fragata el contramaestre Esteban López, que logró arribar a México con los cuatro únicos supervivientes. Gracias a las exploraciones y descubrimientos de Antonio Flórez en las costas de California y Oregón, los cosmógrafos de la expedición pudieron realizar el «Derrotero de la navegación desde el puerto de Acapulco al cabo Mendocino y boca de las Californias…», que se conserva manuscrito en el Archivo de Indias de Sevilla.

Nota

(*) Este texto se publicó también en el diario La Voz de Avilés-El Comercio, con fecha sábado 29 de enero de 2011 y título Antono Flórez, el marino avilesino que exploró las costas de California y Oregón, concretamente en la sección «Pliegos del alfoz», que Ramón Baragaño dedica a investigaciones locales.

Sobre el Concejo de Avilés

Avilés es un pequeño concejo de 25,34 kilómetros cuadrados de superficie que representa el 0,239% de extensión del Principado, situado en el centro de la costa asturiana y a 26 Km. de Oviedo. Está limitado por el mar Cantábrico y por los concejos de Gozón al este, Corvera al sur y Castrillon e Illas al oeste. Los núcleos de población con más habitantes en el concejo de Avilés son, por este orden: Avilés capital, Miranda, Heros, Caliero, Tabiella y Sablera.

Colabora con nosotros

Notificar error | Sube tu información | Ayúdanos a mejorar

Medio ambiente

Contribuimos a reducir la huella de carbono | Ayúdanos a cuidar de Asturias

Referencia

A78G3T5 XJX02TD Y7CL02U SEGB92U

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

© 2021 EuroWeb Media, SL

 



Dónde comer Dónde dormir Etnografía Eventos Patrimonio cultural Patrimonio natural Info práctica Turismo activo Reseñas Favoritos Buscar Altas